lunes, 27 de octubre de 2014

MI VIDA CAMBIO ¡SOY MAMÁ!


Ya han pasado 20 meses desde que lleve a Valentina en pancita y 12 meses con 22 días desde que la vi por primera vez y la tome entre mis brazos y déjenme decirles que ser mamá es lo ¡Máximo!, sentir este amor tan inmenso que día a día crece a pasos agigantados es lo más maravilloso que me pudo pasar en esta vida.

 A pesar de tuve que dar un giro de 360° en todo, no les negare que cada vez que pensaba en este cambio entraba en pánico ¿Quién no? , pero cuando llego ese momento supe que ningún cambio anestesiado de miedo se comparaba con el tener a Valentina a mi lado, tuve que dejar mi trabajo y pasar más tiempo en casa por los cuidados que requería mi Vale al inicio fue raro pero nada me borraba la sonrisa por el ver a esta personita en casa.





Al inicio el tener a Vale fue difícil pues las famosas amanecidas que todas mis amistades y familiares me comentaron desde que estuve embarazada habían llegado a ¡Miii! pero duro solo 1 mes algunos me decían que tuve suerte, pasaban los días y Valentina cada vez más grande, hermosa y manteniéndome recontra enamorada.

Conforme pasaban los meses tenía menos tiempo para mí, me duchaba en 2 minutos, se acabaron las charlas largas por teléfono, ¡bye bye! shopping semanales  pero no me afecto pues me entretenía tanto con ella que se me pasaban los días volando, dedicada a conocer más sobre ella, y a retratar cada instante, cada mueca, cada sonrisa de mi chiquita. 


No saben la inmensa alegría que sentí cuando oí su primera carcajada, cuando me dijo “Mamá”, verla pararse sola por primera vez, con el pasar de los días me volví mas responsable, mas paciente, muy cuidadosa, ya no comía a cualquier hora, ya no me trasnochaba pues me adecue a sus horarios, ahora cuido más mi salud, la llevo en mi mente las 24 horas del día, hasta me volví cantante de música infantil, ella se volvió mi prioridad y todo surgió tan natural que nunca me detuve a observar cuantos cambios hice en mi por ella, hasta hoy que les escribo esta nota.
Hoy en día tenemos 12 meses con 22 días juntas, nos hemos retratado más de mil veces, llevamos compartiendo más de cinco mil horas juntas, hemos compartido la cama en más de 100 ocasiones, jugamos incansablemente a diario y me enseño a valorar cada instante de mi vida.

¡Ahora sé que no hay nada más hermoso que ser Mamá!