lunes, 17 de noviembre de 2014

¿QUIERES FOTOGRAFIAR A TU BEBE? AQUI 13 CONSEJOS


Si estás leyendo este post es porque así como a mí a ti también te encanta fotografiar a tu bebé ¿A quién no? Pero cuando fotografiamos a nuestros bebes muchas veces se pierde el punto de referencia fotográfico y las fotos nos parecen maravillosas porque son los retratos de nuestros hijos, y por ende las mejores fotos del mundo.

Hacer buenas fotografías de bebes y niños no es tarea fácil, al menos a mí me cuesta y muchas de mis capturas no acaban eliminadas por sentimentalismo. Las proporciones, dinamismo y actitud ante la cámara no siempre son los mejores aliados para una buena sesión fotográfica.
Veremos unos pequeños consejos técnicos para que nuestras fotografías y retratos infantiles den el resultado esperado, por lo menos que nos resulte más sencillo y tengamos mayor éxito.

CONSEJOS IMPORTANTE DE DISPARO EN FOTOGRAFÍA INFANTIL:

Los niños pueden tener actitudes poco naturales ante la cámara. Algunos se muestran vergonzosos y otros que quieren cobrar más protagonismo, esto en un principio puede resultar divertido pero poco útil para una buena sesión fotográfica, así que lo mejor será habituarles a la cámara antes de empezar nuestra verdadera sesión de fotos. Habla, bromea y gana la confianza de los niños. Procura que la cámara fotográfica deje de ser una novedad y foco de atención para ellos, así que no debe resultarles un elemento extraño. Enséñales la cámara, las fotografías en el visor e incluso que disparen algunas fotos si tienen capacidad para ello. Se trata de que ignoren al fotógrafo y la cámara cuando se pongan a jugar o realicen su vida cotidiana, entonces tendrás expresiones y conductas normales y reales de los niños, se mostrarán tal cual son y tendrás una buena sesión de fotos, aquí los consejos con ejemplos de fotografias de mi pequeña Valentina.


§  Ubicación: Por luminosidad, dinamismo y entretenimiento los exteriores son ideales. Aprovecha un día de parque o playa para tu sesión de fotos, tendrás cientos de oportunidades para tus fotos y los niños se sentirán distraídos y relajados ante la cámara. Si quieres fotos de interior cuida la luminosidad. Los fondos sencillos y coloristas harán que tu tarea sea más fácil.
§  Naturalidad. No está mal que les pidamos a los niños que posen, pero si conseguimos retratarlos en su vida cotidiana, enfadados, riendo, jugando… conseguiremos una fotografía mucho más viva y un retrato más fiel.
§  Posado: Si el niño tiene cierta edad, quizás resulte interesante una sesión de posado. Los pequeños generalmente tenderán a una situación forzada. El posar resulta interesante si el retratado tiene una actitud, mirada, facciones o carácter de interés visual.
§  Ponte a su nivel: Disparar fotografías a los niños desde la perspectiva de un adulto, metro y medio por encima de ellos, suele dar como resultado fotografías insulsas. Ponerse a su altura e incluso por debajo de su nivel de visión dará como resultado fotografías más interesantes, cercanas e intimistas.
§  Altera la perspectiva: Dicho lo anterior, romper esta regla a veces genera efectos ópticos interesantes. Poner de relieve la altura del niño en un contexto o un enfoque picado puede generar resultados asombrosos. Experimenta cuando te sientas seguro o lo veas claro.
§  Acerca el Zoom. Los niños tienen facciones, expresiones y proporciones que son bellas por naturaleza, llena tu encuadre con su cara. El contexto puede ser interesante a veces, pero cuando fotografiamos a los niños que sean el único elemento de la foto suele quedar genial.
§  Céntrate en los ojos. Como toda fotografía de retrato los ojos son fundamentales, la personalidad se concentra en la mirada.
§  Fondo. A veces el fondo da un contexto a la fotografía, pero cuando se trata de retratos es posible que desvíen la atención del espectador. Fondos abstractos, anodinos e imperceptibles ayudarán a enfocar la mirada sobre el niño retratado y nuestra foto saldrá mejor. Procura que el fondo desaparezca de tus fotos.
§  Se detallista. En una buena sesión de fotos conviene romper la monotonía de la composición y los motivos. Un detalle, como unos zapatos con los cordones desabrochados, una herida en la rodilla, o unos calcetines arrugados dicen mucho de la personalidad del niño, a veces más que la foto de su rostro. Añadir estas fotografías de detalles hace que tus sesiones sean más dinámicas, divertidas e interesantes.
§  Atuendo. A los padres les gusta ver a sus hijos “guapos”. Las fiestas y celebraciones familiares como bodas y comuniones resultan idóneas para sacar fotografías de sus niños vestidos de corbata o trajes llenos de lazos. En este tipo de situaciones normalmente el niño no se siente cómodo y no refleja su verdadera personalidad por ello lo recomendable es que capturen una situacion espontanea.
§  Dispara en ráfaga. Los niños juegan y se mueven constantemente. Captar una determinada expresión o pose a veces resulta dificilísimo. El modo ráfaga te permitirá captar una secuencia de movimientos que luego te darán opción a escoger la mejor foto, incluso es posible que te quedes con la serie completa. 
§  Incluye a otras personas. Ayudará a relajarse a los niños más tímidos o nerviosos, incluirá un contexto o historia a tu fotografía. La adición de una segunda persona en una foto, añade otro punto de interés e introduce la idea de “relación” en la imagen.
§  Diversión. Distraer al niño y que se lo pase bien la sesión fotográfica es fundamental para un buen trabajo de este tipo.
§  Espero los ayude mucho mis consejos, no dudes en compartirlo en los comentarios.