miércoles, 14 de enero de 2015

¡A NADAR! NUESTRA PRIMERA SESIÓN DE NATACIÓN


Hoy quiero compartirles mi experiencia en la primera clase de natación de mi pequeña Valentina, como mamá primeriza siempre tuve curiosidad de asistir con mi bebe a sesiones de natación pero antes investigue en que la beneficiará a mi bebe y realmente son de mucha ayuda, aquí les dejo un pequeño resumen de los beneficios que aporta la natación.

-Desarrollo psicomotor.
-Fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio.
-Ayuda al sistema inmunológico.
-Aumenta el coeficiente intelectual.
-Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá.
-Inicia la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo.
-Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia. 
-Ayuda al bebé a relajarse.
-Ayuda al bebé a sentirse más seguro.
¿Qué tal? Sorprendente los beneficios que nos trae la natación ¿verdad?, pero para poder asistir sin inconveniente les tengo unas pequeñas recomendaciones que debemos tomar en cuenta:
  1. Antes de acudir a la piscina con nuestro bebé debemos consultar con nuestro pediatra.
  2. Debemos elegir un horario en el que nuestros pequeños normalmente no tenga que dormir o comer en mi caso elegí el horario solo Domingos de 11.30am a 12.10pm, un horario adecuado a la rutina de mi pequeña ya que despierta a las 9am y su hora de comer es a la 1.00pm.
  3. Nunca les demos de comer a los pequeños minutos antes de la sesión de natación.
  4. Después del baño hay que secar al niño inmediatamente.
  5. Una vez que el niño esté vestido, debemos abandonar inmediatamente el pabellón de la piscina ya que con el aire caliente nuestros pequeños se pondrían a sudar lo que les podría causar un resfriado seguro al salir a la calle.
  6. Lleva todo lo necesario para cambiar a nuestros pequeños, su ropa de baño, 2 cambio de de ropa para después, toalla, pañales, bloqueador.
  7. Tengamos presente que los aledaños fuera de la piscina están casi siempre mojados y podemos resbalar, especialmente cuando tienes al pequeño en tus brazos por ello caminemos con mucho cuidado y tengamos sandalias cuya suela no resbale.
  8. Algo bien importante, evitemos los centros que dictan sesiones de natación con dudoso control higiénico y sanitario porque son causa de serias infecciones y enfermedades, hagamos un estudio de los lugares adecuados cerca de casa donde podrían llevar las clases y vayamos a conocerlos antes de inscribirnos, algo que también ayuda son las recomendaciones que nos puedan dar conocidos que ya llevaron sesiones de natación en mi caso me recomendaron La Asociación Cristiana de Jóvenes del Perú conocida como YMCA donde se dictan talleres y otros programas de desarrollo social y la verdad es que me resulto muy bueno.
Lo que yo hice es llevarla ya cambiada con su ropa de baño al igual que yo, esto nos será más práctico, cuando llegue al pabellón de nuestra primera clase de natación mi pequeña Valentina se sintió un poco atemorizada al ver tanta gente y al ver tantos niños algunos llorando pues como sabemos no todos los bebes reaccionan igual, pero lo que hice fue hablarle en un tono suave ya que quería que entre en confianza antes de entrar a la piscina, al verla más tranquila ingresamos a la piscina y lo primero que debemos hacer es coger a nuestro pequeño entre nuestros brazos y llevarlo a nuestro pecho, debemos hablarle en tono tranquilizador, luego demos un pequeño paseo por el agua mojando poco a poco verán que esto funciona.
Nuestras sesiones duran 40 minutos, tiempo suficiente para que nuestros pequeños interactúen con los ejercicios en el agua, en el caso de que la experiencia resulta demasiado traumática, ya que hay pequeños que aún no se sienten preparados les recomendaría que no insistan a que los pequeños asistan a las sesiones ya que dejará secuelas durante el resto de su vida. Hay que crear un ambiente relajado en el que tanto el propio niño como los padres disfruten de las clases y se inspiren confianza mutua aquí les dejo algunas fotos de nuestra linda experiencia.